te invita
BIENVENIDOS
PRESENTACIóN
COMO LLEGAR
DATOS UTILES
patrimonio
SU HISTORIA
SUS COSTUMBRES
PATRIMONIO URBANO
EXPRESIONES Y ARTE
IDENTIDADES
ARCHIVOS y museos
sus barrios
turismo
SERVICIOS
ACTIVIDADES
CIRCUITOS
ALREDEDORES
CARTELERA cultural
proyecciones
Grandes Obras
Recuperar Ciudad
VALPARAISO TURISTICO
CIUDAD UNIVERSITARIA
CAPITAL CULTURAL
AGENDA ciudad
  proyecciones     Proyecciones
Blog inicio contacto mapa del sitio enlaces El Portal
español  english



Teatro porteño: creatividad y resistencia

A punta de autogestión y espíritu multifacético, los actores de Valparaíso no renuncian al anfiteatro natural que los rodea. Es su gran escenario. A pesar de un histórico mal karma, la escena teatral local ha sabido sobreponerse a la precariedad, muchas veces haciendo de ésta una virtud.  

Danilo se reúne con sus tres compañeros de labores en la misma esquina donde presentarán el montaje. Sentados en la vereda, sacan de un gran bolso los implementos para caracterizarse y comienzan el primer acto sin audiencia alguna. No hay butacas ni telón, el público que va llegando desde las casas cercanas debe improvisar un lugar donde ubicarse, ya sea sentado en el suelo o en las sillas que prestan los vecinos más inmediatos.

Este grupo de actores no es aficionado. Muy por el contrario, egresaron de una de las escuelas más reconocidas a nivel nacional, La Matriz, y su quehacer artístico es disciplinado y constante. A pesar de la rigurosidad, la compañía Teatro La Peste ocupa su creatividad para realizar este tipo de funciones improvisadas, que la mantiene vigente. Es que quienes se dedican a las tablas en Valparaíso deben estar en permanente lucha contra el infortunio que ha marcado la historia del teatro porteño.

Primero fueron las salas. A comienzos del siglo XIX la ciudad contaba con un circuito de escenarios consistente, entre ellos el Victoria (municipal), el Odeón y el Nacional. El primero fue destruido por el terremoto de 1906, mientras que los dos restantes fueron consumidos por un incendio, al igual que el Politeama, que se construyó a raíz de las pérdidas anteriores. Fue así como comenzó el karma del movimiento teatral, debiendo acomodar los montajes en salas de exhibición más pequeñas e indebidamente acondicionadas para la actividad, características que se mantienen hasta hoy.

Teatro
Compañía Teatro La Peste

La misma providencia tuvieron las escuelas. La primera a nivel nacional data de 1941, pero no fue hasta fines de la década del 60 que el Puerto contó con una propia, cuando surgió el Teatro Universitario de Valparaíso, el que funcionó hasta el exilio de sus maestros en 1974. Casi veinte años después se produjo el segundo intento con la Escuela Bertold Brecht, pero no prosperó por problemas económicos del dueño. Luego surgió la Escuela de Teatro La Matriz, primera formadora de teatristas de la región, que tuvo su fin al integrarse a una universidad local. Hubo otros intentos de incorporar la carrera en distintas universidades locales, hasta que finalmente lo logran la de Playa Ancha en 2003 y la de Valparaíso en 2005, siendo las únicas escuelas en la actualidad.

Hoy en día se suma a la carencia de salas y falta de centros de educación profesional, el exiguo financiamiento de la empresa privada y, en opinión de las compañías, la falta de buenas políticas públicas para el fomento de la actividad local. Los más entendidos también acusan la ausencia de prensa especializada y la necesidad de formar audiencias.

Tanta precariedad pareciera indicar que el teatro porteño está destinado a desaparecer. Pero, lejos de ello, éste ha sabido esquivar los inconvenientes y hacer de las penurias la fuente de su identidad. La gran característica de los teatristas del Puerto es la capacidad de autogestionarse. Ante este contexto, los actores han debido volverse multifacéticos, haciendo de administrador, publicista, relacionador público, acomodador y hasta de mecenas, cuando la falta de recursos obliga a meterse la mano al bolsillo.

Teatro
Teatro callejero en Valparaíso

La mayoría de los actores porteños deben obtener el sustento en actividades paralelas al ejercicio teatral, ya sea haciendo clases en un colegio o sirviendo mesas en un restaurante.  Es por eso que los ensayos, generalmente, son en horario nocturno o durante los días de descanso. Sin embargo, el desgaste físico no apacigua el ímpetu por montar obras. Ensayamos a la hora que sea y donde sea… nos las arreglamos, porque no vamos a dejar de hacer teatro, señala Llanos de Teatro La Peste.

Claudio Vidal, director de la compañía Teatro Escuela ILUcION, cuenta más o menos la misma historia. La compañía que lidera mantiene un elenco estable y tiene más de dieciocho montajes a su haber. A pesar de la trayectoria, para solventarse han debido recurrir a la oferta de una serie de productos relacionados al teatro, más allá de la escuela que mantienen desde un principio: talleres, asesorías teatrales, técnicas pedagógicas y seminarios. Es que como son las cosas –dice – no nos queda más que hacernos responsables de la actividad. Queremos seguir trabajando, pero necesitamos ayuda para que la gestión no descanse.

Mejor suerte tuvo Víctor Quiroga, quien logró hacerse de un espacio físico para el desarrollo de las artes de muñecos y del clown: el Teatromuseo del Títere y el Payaso. A pesar de que el edificio que alberga este proyecto lo consiguió sin mayores esfuerzos –se trata de un comodato por cinco años de la ex Parroquia Judas Tadeo del Cerro Cárcel- para poder acondicionar la construcción debieron doblar el capital semilla que se acreditaron para ese efecto. Con mi señora, la otra co-fundadora, usamos hasta los ahorros que teníamos para comprarnos una casa… Le pedimos a todos los conocidos y a los desconocidos también- cuenta.

Teatro
Teatromuseo del Títere y el Payaso

Claro está que el movimiento teatral de Valparaíso destaca por su impronta independiente, la creatividad de sus cultores y la resistencia a la extinción. Hacer teatro en el Puerto implica convivir con la agonía, pero también el privilegio de contar con un espectacular anfiteatro natural y gratuito, el que bien se ha aprovechado a través de los montajes callejeros. No es fortuito que el destacado director residente en Francia, Mauricio Celedón, haya elegido este escenario para una puesta en escena de veinticuatro horas continuas, en distintos puntos de la ciudad. Valparaíso de la madrugada hasta el amanecer fue una intervención única a nivel mundial y contó con la participaron y el entusiasmo de diversas compañías locales. Sólo en este lugar se encuentra la energía creativa para poner en marcha este tipo de iniciativa. La ciudad devuelve al teatro, lo que las circunstancias le quitaron.

La audiencia es otro factor mágico de la escena. Donde se escuche un parlamento, habrá un público interesado. El acercamiento a los cerros y las tarifas moderadas han asegurado la deselitización de esta rama del arte, algo que es muy propio de la idiosincrasia porteña. Así, las compañías han logrado llevar a cabo encuentros ya conocidos como el Festival de Teatro Independiente, que organiza La Peste y que en enero del 2009 realizó su sexta versión, con diecinueve montajes en cinco días de funciones. Cinco años cumplió, también este verano, el Festival de Teatro de Valparaíso que organiza ILUcION y que en esta ocasión incluyó siete montajes y cinco compañías. Además, esta temporada se inauguraron las Barricadas Teatrales del Teatro Mauri, que ofrece rotativos de obras locales por el precio de una.

Todas estas iniciativas han sido exitosas, la oferta teatral ha crecido y se ha vuelto más periódica, llegando a haber al menos una función al día en la temporada de verano. Qué mejor prueba de que el teatro porteño tiene para rato.

Teatro La Peste

Nace en 2001 cuando se reunieron cinco alumnos de la Escuela de Teatro La Matriz para enfrentar un examen. Su elenco estable, desde 2005, está compuesto por tres actrices y un actor. Desde su fundación, esta agrupación ha montado ocho obras originales y creó un festival de teatro independiente. Su ambición es contar con un espacio propio para desarrollarse.

Compañía de Teatro Escuela ILUcION de Valparaíso

Nació en 1992 bajo el alero del Instituto IPA, con la finalidad de que los jóvenes y niños de Valparaíso tuvieran oportunidad de hacer teatro en forma gratuita. Ha realizado más de dieciocho montajes teatrales con un gran apoyo de la crítica y de los medios de comunicación. Además, hace cinco años realizan el Festival de Teatro de Valparaíso.

 
Teatromuseo del Títere y el Payaso

Es el único espacio en Chile para las artes de muñecos y del clown. Fue fundado en 2006 por la compañía El Faro, consta de una sala de teatro, una de exposición y es también escuela. Para el 2010 se han propuesto abrir la primera academia internacional de estas dos artes.



 
ENTREVISTADOS
Danilo Llanos - Teatro La Peste
Claudio Vidal - Director Compañía de Teatro Escuela ILUcION de Valparaíso
Víctor Quiroga - Director Teatromuseo del Títere y el Payaso
 
BIBLIOGRAFÍA
Valparaíso 1536-1910.
Juan de D. Ugarte Yávar, Valparaíso, 1910. Imprenta Minerva, Chile.
Ateva o la rebelión del teatro
. Rodrigo Acevedo G. Revista CulturArt.

Teatro
Teatro en Valparaíso, La Impopulárica











































La Peste
 
introducción  | INICIO  | te invita  | patrimonio  | la ciudad  | turismo  | proyecciones  | diálogo  | contacto  | mapa del sitio  | enlaces  | acerca del portal
Una iniciativa del Gobierno de Chile ejecutada a través del Programa de Recuperación y Desarrollo Urbano de Valparaíso, PRDUV.
Copyright © 2008 Sitio oficial de la ciudad de Valparaíso, Chile