La declaración en el año 2003 del área de conservación histórica y patrimonial de Valparaíso en la Lista del Patrimonio Mundial, implicó enormes desafíos a nivel de inversión gubernamental y privada, como para los arquitectos y profesionales del país. No sólo por la adaptación topográfica e integración de los inmuebles al territorio, sino los conceptos que de aquí en adelante regirían para la ejecución inmobiliaria en la zona.

Nociones de restauración, rehabilitación y reconstrucción comenzaron a tomar fuerza en los proyectos. Experiencias que se trasladaron en una primera etapa a los cerros Alegre y Concepción, para luego replicarse en distintos puntos de la ciudad.

Antiguas casonas y edificios patrimoniales fueron paulatinamente remodelados y convertidos en modernos lofts, sofisticados hoteles e importantes centros de estudios; este último fue el caso de la destacada restauración del Edificio Luis Cousiño, hoy sede del Centro de Extensión de Duoc UC Valparaíso; y el Edificio Severín, primera biblioteca del país, donde se realizó una intervención integral a su
fachada y estructura.

historia