te invita
BIENVENIDOS
PRESENTACIóN
COMO LLEGAR
DATOS UTILES
patrimonio
SU HISTORIA
SUS COSTUMBRES
PATRIMONIO URBANO
EXPRESIONES Y ARTE
IDENTIDADES
ARCHIVOS y museos
sus barrios
turismo
SERVICIOS
ACTIVIDADES
CIRCUITOS
ALREDEDORES
CARTELERA cultural
proyecciones
Grandes Obras
Recuperar Ciudad
VALPARAISO TURISTICO
CIUDAD UNIVERSITARIA
CAPITAL CULTURAL
AGENDA ciudad
  patrimonio     Identidades
Blog inicio contacto mapa del sitio enlaces El Portal
español  english

la ciudad Barrio Puerto


 
Luis Arredondo
Bella
Bella de la bohemia - Fotografía de Sergio Larraín















Roland bar
El Roland Bar en su época de esplendor






























Mariposa
La Mariposa de la noche en el American Bar
 

Luis Arredondo Arredondo tiene aproximadamente 61 años y vive desde 1968 en el sector de la Plaza Echaurren. Llegó del campo como a los quince años, a vivir con la madrina del Puerto —la cabrona más potente— hasta que se independizó. Fue comerciante de casas de citas y lleva consigo los recuerdos de la bohemia, la sensación de fiesta y el optimismo que se vivía antes en el Puerto. Es muy conocido en el sector y en sus paseos por la Plaza Echaurren saluda y aconseja a la gente antigua del lugar. El vivió y sufrió la pobreza y el abandono, en su largo deambular de niño hasta llegar al Puerto que hizo suyo, junto al dicho: “Quien conoce la pobreza siempre tiende una mano”.
 
 
Salí a los 11 años del pueblo a andar, andar y andar, hasta que llegué aquí a Valparaíso. Y ahí me fui ubicando. A los 17 años ya tenía un negocio al frente del "American Bar”. El negocio se llamaba "Sen Coffie”, era un tipo de restaurante ¡Tenía tanta gente amiga! Eran fiestas todos los días y el puerto era un carnaval, lleno de niñas, todas bien decentes. Ahora no, llega a dar pena mirar la cuadra ahí en Bustamante y Cochrane.
 
Se acabó el respeto. Antes todas las dueñas del negocio eran bien elegantes. Era más sociable la gente, ahora no. Siempre existió la droga, pero ahora hay una droga, esa famosa "pasta base". Eso lo echó a perder todo, a la juventud, a la gente adulta también. Entonces ahora ya no es como antes. Este pasado que fue tan lindo, esa época… Valparaíso, fue muy lindo para mí. Había plata para todos. Todos ganaban plata: los negocios, los niños, un cabro que vendía sopaipillas… ¡Todos tenían plata!
 
Con mi mujer tuvimos varios negocios. Una vida entera compartida con la Chabela -Isabel Moreno, madrina del sector- que era dueña del “Cigarra”. Era un prostíbulo muy famoso. Era para puras fiestas bien decentes; el wiskhy y el vino se vendían de primera categoría, porque había gente, doctores, todas esas cosas. Las "chiquillas" del puerto... O sea, había hoteles como el Hotel Kennedy, el Hotel Arizona, el American Hotel —que era de mi señora— y eran muy famosos. Pero todos eran hoteles con niñas adentro; eran como hijas del rigor las niñas, pero todas las casas con niñas bien decentes. A lo más las veía tomando trago. Ahora no. Usted va por ahí y las ve todas "curadas", todas drogadas. Era lindo ese tiempo. Daba gusto. El puerto daba gusto, como le digo, lleno de gringos, todos los días. ¡Pasaban llenos los negocios! Entonces no había tanta maldad como hay ahora en la juventud.

Luis Arredondo
Don Luis Arredondo en su casa
 
Dejábamos a cargo el negocio con mi señora y salíamos, nos íbamos. Sacamos un año bailando. Una vez entramos para una Pascua y salimos en la siguiente. Bailábamos todas las noches, se cerraban los negocios y dejábamos gente a cargo en el hotel y en la residencial y nos veníamos a bailar. Allí donde una persona que tenía una casa, era de mucho travesti y cosas así, pero se pasaba bien. Ahí por el lado de la Iglesia de La Matriz, eran travestis los dueños del negocio. Eran muy simpáticos. Tomábamos todos, había plata, entonces uno invitaba a todos a tomar.
 
Los negocios de acá del puerto empezaron a venirse a pique del 73', 74', 75' para adelante. El puerto fue muriendo. Fue muriendo hasta que murió no más, de la forma en que está ahora. Hasta las casas las han demolido, esas tan bonitas que había. Está muy viejito Valparaíso, está en decadencia. Pero yo creo que… ojalá que con esta cosa del Patrimonio que le han dado..., dicen que quizás se pueda levantar de nuevo, pero ya no va a ser como antes. En Valparaíso había mucha tolerancia. Se buscaba el respeto a las personas, se merecía el respeto, se buscaba el título del respeto.
 
A mí Valparaíso me adoptó. Yo soy hijo adoptado de Valparaíso. De Valparaíso no quiero irme y menos de esta zona, porque este es mi patrimonio, el barrio. Como que uno y toda persona que ama el Puerto, no quisiera irse nunca.
 



Extractado del libro Este es mi Patrimonio, Valparaíso
que editó la Editorial de la Universidad de Valparaíso
en el contexto del Programa Puerto Cultura
de CORFO - Diciembre de 2006

Corfo        Editorial|

 
introducción  | INICIO  | te invita  | patrimonio  | la ciudad  | turismo  | proyecciones  | diálogo  | contacto  | mapa del sitio  | enlaces  | acerca del portal
Una iniciativa del Gobierno de Chile ejecutada a través del Programa de Recuperación y Desarrollo Urbano de Valparaíso, PRDUV.
Copyright © 2008 Sitio oficial de la ciudad de Valparaíso, Chile