te invita
BIENVENIDOS
PRESENTACIóN
COMO LLEGAR
DATOS UTILES
patrimonio
SU HISTORIA
SUS COSTUMBRES
PATRIMONIO URBANO
EXPRESIONES Y ARTE
IDENTIDADES
ARCHIVOS y museos
sus barrios
turismo
SERVICIOS
ACTIVIDADES
CIRCUITOS
ALREDEDORES
CARTELERA cultural
proyecciones
Grandes Obras
Recuperar Ciudad
VALPARAISO TURISTICO
CIUDAD UNIVERSITARIA
CAPITAL CULTURAL
AGENDA ciudad
  patrimonio     Identidades
Blog inicio contacto mapa del sitio enlaces El Portal
español  english

la ciudad Cerros Polanco/Larraín


 
Soledad Tuesta

Coro de profesores
Grupo que compone el Coro de Profesores 

 Peña folckórica
Peña del conjunto folcklórico

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Viaje del Coro
El coro en gira

 

 

Desfile del coro
Soledad en el Encuentro de Coros de Profesores

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 EL Coro
De viaje en Villarica

 

 

 San Antonio
San Antonio

 

Esta Hija Ilustre de Valparaíso ha dedicado toda su vida a la música coral, pero no a la llamada “clásica” sino a la folklórica y popular. Cree que Valparaíso es un vals del pueblo, así lo demuestran los himnos escogidos por su gente, como La joya del Pacífico y el canto del Gitano Rodríguez.

Yo pertenezco por edad al movimiento de la Nueva Canción Chilena, que revaloraba al canto folklórico y popular, desde grupos como Inti Illimani y Quilapayún; también soy de la generación de la Nueva Ola, que difundía la música en lengua hispana. He vivido toda mi vida en Valparaíso, pasé 37 años en el cerro Playa Ancha y ahora vivo en Placeres. Cuando yo tenía unos 15 años lo que existía eran las peñas folklóricas donde iba la gente que tenía una inquietud musical como la mía, que vincula el folklore con lo popular. Nos aglutinábamos en la antigua Peña de la Universidad de Chile; ahí vi cantar desde Atahualpa Yupanqui al Gitano Rodríguez, los Parra y montones de otros cantores de la época. Valparaíso era muy efervescente en los años sesenta y setenta. Uno no dejaba de ir todos los sábados a escuchar este canto con compromiso, de protesta. Se tomaba vino navegado y se comía empanadas, anticuchos, cosas así; todo muy sencillo pero con mucha vida, uno compartía muchísimo allí.

Yo giraba en torno a eso, pero también formaba parte de un coro desde que estaba en el colegio y que se mantuvo por muchos años. Funcionaba con canciones de Mercedes Sosa, de Inti Illimani, Quilapayún, eso era lo que a nosotros nos nutría. Los fines de semana siempre estábamos en las casas guitarreando o íbamos a la playa a hacer una fogata. La playa Las Torpederas era el hit de la época, se juntaba gente, cantábamos con un vaso de cerveza en la mano. Después siempre se terminaba en la gran Peña de la Chile.

Primer Coro
El primer coro

Entré a estudiar Pedagogía en Educación Musical en la Universidad Católica de Valparaíso el año 72, un poco por imitar a mi profesora de coro del colegio, que era una persona muy especial. Era una vida bien intensa, el folklor giraba en torno a Margot Loyola con su gran movimiento musical anidado en la universidad. En paralelo a mis estudios postulé y gané la jefatura de cuerdas de contraltos en el coro de la Universidad Santa María. El maestro Silvio Olate fue la primera persona de la que yo aprendí el canto coral. Pero también pertenecía al conjunto folklórico dirigido por Margot Loyola; tenía esos dos amores y en un momento determinado, a fines de los setenta, tuve que decidir: o el folklore o lo coral, y son escuelas vocales casi antagonistas con técnicas opuestas. Entonces opté por lo coral. Pensé que dejaba el folklore, pero en realidad no. Hace 21 años, que es la razón por la que yo supongo me nombraron Hija Ilustre, formé con otras personas el Coro de Profesores de Valparaíso. Ahí yo he llevado a cabo mi carrera musical y pude hacer algo muy curioso para la época: fusionar el canto coral con raíces folklóricas y populares, es decir, unir los dos grandes amores que tenía, aunque en ese momento no me di cuenta.
Es curioso porque cuando uno piensa en un coro se imagina algo más clásico, estructurado y en inglés, francés o latín. A mí eso no me gustaba, quería crear una situación coral distinta. En una época tuvimos que contratar a personas que armonizan canciones para que nos hicieran las partituras corales de las canciones folklóricas, porque no existían. Es mucho más fácil encontrar de Bach o Schumann, ya está hecha esa música, pero una canción de Mercedes Sosa o de Fito Páez es increíblemente difícil y hace 20 años atrás era casi imposible. Por eso el coro de profesores de Valparaíso ha marcado un camino en nuestro país.

Hemos tenido varios domicilios, pero ahora estamos en el Cerro Polanco al lado del ascensor en una antigua ex escuela. Ya no se puede usar como escuela porque no tiene patio; antes los niños tenían que salir a la calle a jugar, entonces los profesores se ponían uno a cada extremo de la calle para que no se arrancaran. Son cosas que tiene Valparaíso que son únicas.
En agradecimiento a la designación de Hija Ilustre estoy preparando junto al coro un homenaje a Valparaíso que se va a llamar Valparaíso a cuatro voces. Son seis canciones, desde el mismo Valparaíso del Gitano Rodríguez, La Joya del Pacífico de Víctor Acosta, Puerto Esperanza de Dióscoro Rojas, hasta Caramba, yo soy dueño del Barón. Vamos a proyectar imágenes del Valparaíso antiguo y actual, mientras nosotros cantamos en lo oscuro.

Coro Profesores
Presentación en el Festival Canta Pueblo - 1997 

Creo que se le han dedicado tantas canciones a Valparaíso porque es único, podrán haber otras ciudades que se llamen Valparaíso pero para los que amamos el Puerto con locura y con pasión es único. Tiene una forma particular de respirar, de latir, de sentir, de soñar, de escribir su historia en forma poética. Por eso hay mucho literato, mucho cantor popular, existe una sensibilidad distinta. Valparaíso en alguna medida es un tango y es un vals, un bolero y una cueca. No se puede evitar que en un cumpleaños de un porteño de, por ejemplo, 53 años, a las dos o tres de la mañana se escuche esa música. Siempre va a estar la persona que saca una guitarra y canta.
El porteño baila muchísimo vals, de hecho a Valparaíso, que no fue fundado y que tampoco tiene himno, hasta el día de hoy donde vayas la gente lo asocia con La joya del Pacífico; ese es el himno popular de la ciudad y es un vals. También lo son la canción del Gitano Rodríguez y la del Dióscoro Rojas.
Nosotros tenemos harto público que nos sigue porque tocamos canciones que la gente en el fondo conoce. Somos un coro mucho más cercano, acá la gente ama su canto de raíz, se siente identificado. Cuando nosotros hacemos los Valparaíso, o sea cantamos los temas inspirados en la ciudad, la gente los disfruta muchísimo porque son sus canciones. Muchas veces la gente canta con nosotros, incluso yo les pido que lo hagan.
En general hacemos conciertos en escuelas y liceos, nos invitan para los aniversarios, para las efemérides. Trabajamos gracias a la Corporación Municipal de Valparaíso para el Desarrollo Social y siempre hemos tenido la inquietud de formar coros. En este momento tenemos el coro del Liceo Eduardo de la Barra, que es bastante bueno a nivel nacional, también el de la Escuela Barros Luco, el de la Escuela España y estamos creando el de la Escuela Rodelillo. O sea, nosotros sembramos coros, a eso nos dedicamos. Nos interesa crear repertorios que tengan que ver con la identidad, nuestro lema es humanizar la vida a través del canto coral.
Hay un patrimonio musical que rescatar, que es lo propio, lo que es identidad y destino, poder contagiar a la gente con la esperanza de un Valparaíso mejor, porque ha sido bien golpeado. Creo que el nombramiento de la Unesco lo merecíamos. Como coro lo trabajamos mucho cuando vinieron los expertos de afuera a vernos, a tomarnos examen. Nosotros les cantamos, hicimos los Valparaíso, por eso sentimos el nombramiento como un logro muy propio. Y también por eso queremos cantar el homenaje a Valparaíso a los jóvenes, que en diez años más van a ser los que tengan el futuro de la ciudad en sus manos.



El Coro de Profesores de Valparaíso tiene sus ensayos generales los días jueves a las 19:00 en Zicarelli 57 – Cerro Polanco

 
introducción  | INICIO  | te invita  | patrimonio  | la ciudad  | turismo  | proyecciones  | diálogo  | contacto  | mapa del sitio  | enlaces  | acerca del portal
Una iniciativa del Gobierno de Chile ejecutada a través del Programa de Recuperación y Desarrollo Urbano de Valparaíso, PRDUV.
Copyright © 2008 Sitio oficial de la ciudad de Valparaíso, Chile