te invita
BIENVENIDOS
PRESENTACIóN
COMO LLEGAR
DATOS UTILES
patrimonio
SU HISTORIA
SUS COSTUMBRES
PATRIMONIO URBANO
EXPRESIONES Y ARTE
IDENTIDADES
ARCHIVOS y museos
sus barrios
turismo
SERVICIOS
ACTIVIDADES
CIRCUITOS
ALREDEDORES
CARTELERA cultural
proyecciones
Grandes Obras
Recuperar Ciudad
VALPARAISO TURISTICO
CIUDAD UNIVERSITARIA
CAPITAL CULTURAL
AGENDA ciudad
  patrimonio     Identidades
Blog inicio contacto mapa del sitio enlaces El Portal
español  english

la ciudad Cerros Bellavista/Florida


 
Francisco Velasco
La Sebastiana
La Sebastiana



Neruda
Neruda por Velasco

















































Portada
Portada de su último libro

























 

Se recibe de médico cirujano y es nombrado Director del Hospital El Salvador en Santiago. Luego se hace cargo de la asignatura de Historia del Arte en la Universidad de Chile sede Valparaíso, actual Universidad de Valparaíso. Adquiere con Pablo Neruda la casa que el poeta llamó La Sebastiana, transformándose en cordiales vecinos. Es autor de varios libros y hoy se encuentra pintando una galería de artistas e intelectuales que han aportado al Patrimonio de Valparaíso. El año 2003 recibe junto a su esposa María Martner la medalla de honor Pablo Neruda, otorgada por la Fundación del mismo nombre. Ha publicado recientemente el libro Poetas en Valparaíso, antología personal.
 
Yo creo que el patrimonio cultural de Valparaíso está principalmente en su gente; numerosas personas, no diré personajes, porque no me gusta la palabra personaje, que han aportado a la cultura, como los intelectuales, los profesionales, los artistas, los músicos, los poetas, entre otros.
 
Tuve la dicha de conocer a grandes personalidades. Conocí a Carlos León (*)1, un hombre muy curioso, de una ironía muy fina y que siempre se sentía enfermo. Recuerdo una vez que Neruda lo convidó a almorzar a la Sebastiana y a Pablo le gustaba, como buen sibarita, preparar la mesa, muy elegantemente, con vasos azules, jarrones blancos, toda una puesta en escena. Entonces llega Carlos León, se sienta al lado de Neruda, en el sillón de honor digamos, le sirven el primer plato y dice:- Yo no puedo comer de esto porque me cae mal al estómago- Además, sólo tomaba agüita mineral. Cuando se fue, Neruda, que lo consideraba el mejor escritor de Chile en narrativa, dijo:- No lo convido más, me echó a perder el almuerzo.
 
Rubén Darío se instaló en Valparaíso entre los años 1886 y 1888, escribiendo aquí su libro Azul, que le dio fama, lo catapultó como se dice. Y después tenemos a Pezoa Véliz, que escribió el maravilloso poema Tarde en el hospital, poema que, aunque no hubiese escrito nada más, a mi modo de ver lo sitúa entre los grandes poetas de Valparaíso. Tenemos tantos poetas en Valparaíso; nacen en invierno, como las trufas y en verano, como las flores.
 
Yo tengo dos libros que son mis favoritos, uno es la Biblia y el otro es el Quijote. El libro Yo y el Quijote está dedicado a tres soñadores de Valparaíso. Al cura Pepo (*)2, generoso, alegre, quijotesco a su manera; al doctor Hernán Lira y a Sergio Vuskovic (*)3, un idealista que creyó en la bella utopía, que trabajó duro y sufrió duro por ello y que hizo grandes obras como la Feria del Mar, frente al Estadio de Playa Ancha. Después se dedicó a renovar la Biblioteca Severín, puso medallones de Neruda y Gabriela Mistral. Merece un reconocimiento patrimonial y es por eso que tengo un retrato de él.

Francisco Velasco
Francisco Velasco junto al retrato de su mujer 
 
La mejor manera de conocer Valparaíso fue a pie y en ambulancia, en mi primer trabajo como médico domiciliario. Tenía un chofer que era muy bueno, conocía Valparaíso de punta a cabo y de repente nos metíamos por unos callejones estrechos, donde apenas cabía el auto. A veces, para llegar a una dirección había que pasar por la casa del vecino, porque no había entrada propia; entrábamos a la casa del enfermo por el comedor de una casa donde estaban almorzando. Eso me permitió conocer Valparaíso en todos sus rincones y conocer su gente, sus costumbres; apreciar el espíritu solidario de algunos chilenos, no de todos, el espíritu egoísta de muchos, el espíritu individualista de la mayoría.
 
En el Valparaíso actual se ha hablado de la arquitectura, de las fachadas, de los edificios históricos, del paisaje; pero se ha dicho muy poco sobre las personas y lo más importante son ellas, sin duda, nunca la fachada. Tampoco se ha hablado de la autoconstrucción que es obligada y pobre, con casitas que cada cual construye, amplía, modifica y pinta de colores, arreglándoselas como pueda. Razón tenía Pablo Neruda cuando lanzaba desde la Sebastiana una de sus últimas sentencias poéticas:- Cada día vemos que vuela un edificio y se hace un cajón de cemento. Hay que saber donde ponerlos, ya que después vendrán las quejumbres y lamentaciones.
 



(*)1  Carlos León fue abogado y escritor, redactor de El Mercurio de Valparaíso. Obtuvo el Premio Nacional de Literatura en 1979.
(*)2  El cura Pepo, párroco de la Iglesia La Matriz y luchador social que adscribió a la Teoría de la Liberación.
(*)3  Sergio Vuskovic, filósofo, alcalde de Valparaíso en los '70 y Premio Municipal de Literatura 2003.
Extractado del libro Este es mi Patrimonio, Valparaíso
que editó la Editorial de la Universidad de Valparaíso
en el contexto del Programa Puerto Cultura
de CORFO - Diciembre de 2006

Corfo        Editorial

 
introducción  | INICIO  | te invita  | patrimonio  | la ciudad  | turismo  | proyecciones  | diálogo  | contacto  | mapa del sitio  | enlaces  | acerca del portal
Una iniciativa del Gobierno de Chile ejecutada a través del Programa de Recuperación y Desarrollo Urbano de Valparaíso, PRDUV.
Copyright © 2008 Sitio oficial de la ciudad de Valparaíso, Chile