te invita
BIENVENIDOS
PRESENTACIóN
COMO LLEGAR
DATOS UTILES
patrimonio
SU HISTORIA
SUS COSTUMBRES
PATRIMONIO URBANO
EXPRESIONES Y ARTE
IDENTIDADES
ARCHIVOS y museos
sus barrios
turismo
SERVICIOS
ACTIVIDADES
CIRCUITOS
ALREDEDORES
CARTELERA cultural
proyecciones
Grandes Obras
Recuperar Ciudad
VALPARAISO TURISTICO
CIUDAD UNIVERSITARIA
CAPITAL CULTURAL
AGENDA ciudad
  patrimonio     Identidades
Blog inicio contacto mapa del sitio enlaces El Portal
español  english

la ciudad Almendral


 
Dionisio Gálvez
Dionisio
Dionisio en el Mercado Cardonal





Mercado Cardonal
El Mercado Cardonal



cueca Chilena
Fiestas Patrias - Litografía de Claudio Gay
 

Dionisio nació el 14 de Febrero de 1976 en Valparaíso y es el penúltimo de catorce hermanos. Hijo de un agricultor del Cerro San Roque, donde vive actualmente, trabajó desde niño en la producción de hortalizas, para luego ir venderlas en el Mercado Cardonal. Además de hacer la pasada obligada por el restaurante Nunca se supo a buscar a su papá, que cantaba cuecas y tangos. Desde chico tarreó y cantó de todo. Hoy reparte su tiempo entre el trabajo en el mercado y la producción musical junto al grupo La Savia Porteña.

Lo que más me llena ha sido la cueca porteña, por la forma de cantarla, por la forma de tocar. Para mí la herencia, el patrimonio, sería lo que me ha dejado un viejo de la cueca, el tío Olivar; la herencia de darle sabor a la cueca, un legado. El Juan Pou, como hace sus voces, para mí eso es un patrimonio; lo que hacían los viejos. Don Elías Zamora es un caballero que es un baterista antiguo de cueca. El todavía tiene su batería, que es como eran antes, de madera, los parches son de cuero. El es un fiel exponente de lo que es la cueca porteña. Vive arriba en San Roque, donde vivo yo.

amigos
Dionisio al centro, el último a la derecha es Mauricio Muñoz

Mauricio Muñoz

Nació en 1970 en la ciudad de Calera, un 18 de septiembre, después de un asado y debajo de un puente. Pero lo criaron en Valparaíso sus abuelos, de quienes heredó dotes musicales, pues la abuela tocaba el piano y el abuelo el saxo. Mauricio Muñoz es amigo y compadre de Dionisio y se refiere a él como Johnny.

El Johnny pasó a ser parte de un patrimonio cultural como el de los antiguos viejos. El no dimensiona el estar dejando un legado cultural. Pasó a ser un difusor natural de esto, porque no es un gallo que vaya a estudiar a la universidad, no es un gallo que ha estado en escuelas de canto. Ha aprendido en la papa misma. Trae el trasvasije cultural de los viejos que él te contaba. Ese legado él lo aprendió en forma oral. Pero se nutrió de eso y ahora también es difusor. Entonces, de hecho, él está en este minuto considerado como uno de los mejores cantores de cueca del país, ahora que la cueca está viviendo su época más importante desde que se inventó.

La cueca vincula los ritmos modernos de Valparaíso. Nosotros la hacemos porque rescatamos nuestro patrimonio. Valparaíso no es rural. Valparaíso es porteño y bohemio, no hay huasos aquí. Ser cantor de cueca significa aprender métrica folclórica. Escribir y componer una cueca tiene una métrica, que trae la gran base que es la poesía de la estructura de lo que estás cantando. Yo le decía a unos amigos:- Yo no puedo cantar lo mismo que cantan ustedes allá en el Sur o en el Norte, porque yo salgo al balcón de mi casa y veo este puerto iluminado, las luces, el mar, este mismo mar. Lo mismo que hacía Neruda; sus mejores poesías las sacó de aquí, las hizo con la paz del mar que hay aquí. Nosotros tenemos esa onda, rescatamos lo que nos pertenece.

Valparaíso no es solamente el casco histórico, nosotros somos parte de un patrimonio intangible que es el musical. Pueden pasar veinte años más, pero ¿Dónde están los güeones rescatando a los músicos, a los actores, a todos los que hacen cultura popular a través del arte? No a través de la política, ni de la arquitectura de Valparaíso, sino a través del arte, de las conversaciones. Nosotros hemos escrito cuecas en noches de bohemia, en noches en que salen las guitarras y creamos, armamos y escribimos sobre eso. Porque nacen, fluyen, fluye de la gente. Todos nosotros tenemos un dicho, que la cueca porteña nace del alma de la gente del puerto.

Nosotros, por ejemplo, hemos compartido en la noche con gente de setenta, ochenta años, que nos ha enseñado lo que es la música porteña. Lucho Salas debe tener 68, La Lucy y Carlos Galdas 82, algunos que se han muerto hace poquito, Loyola, Chinito ¡Todos músicos! Entonces, nosotros hemos tomado ese legado cultural que pasa a través de la vía oral. Ellos nos dicen que somos la savia nueva de la cueca. Quisimos dedicarle savia al puerto, savia porteña. Lo que nace y lo que nutre al puerto, que es la esencia del canto.

Yo creo que Valparaíso es la cuna de la gran esencia de la bohemia de Chile. Santiago tiene una urbanización importante, pero no tiene una mixtura importante. En Santiago no se dio lo que se dio acá, el vals peruano, el tango a cagarse, el troti, el cucle. En Valparaíso era hablar de tango, del vals peruano, del bosanova; entonces, nosotros nutrimos esa mixtura que aprendimos de los viejos.

Este puerto, se nutrió de nosotros. Nosotros fuimos los que construimos, quizás no arquitectónicamente, pero sí los que construimos este puerto como una ciudad cultural. Valparaíso es conocido por su arquitectura, por sus cerros, pero también por su bohemia ¡Por ser un puerto bravo! Pero ¿Quién hizo esa güea? La gente, la gente hizo esa güea.




Extractado del libro Este es mi Patrimonio, Valparaíso
que editó la Editorial de la Universidad de Valparaíso
en el contexto del Programa Puerto Cultura
de CORFO - Diciembre de 2006

Corfo        Editorial

 
introducción  | INICIO  | te invita  | patrimonio  | la ciudad  | turismo  | proyecciones  | diálogo  | contacto  | mapa del sitio  | enlaces  | acerca del portal
Una iniciativa del Gobierno de Chile ejecutada a través del Programa de Recuperación y Desarrollo Urbano de Valparaíso, PRDUV.
Copyright © 2008 Sitio oficial de la ciudad de Valparaíso, Chile