te invita
BIENVENIDOS
PRESENTACIóN
COMO LLEGAR
DATOS UTILES
patrimonio
SU HISTORIA
SUS COSTUMBRES
PATRIMONIO URBANO
EXPRESIONES Y ARTE
IDENTIDADES
ARCHIVOS y museos
sus barrios
turismo
SERVICIOS
ACTIVIDADES
CIRCUITOS
ALREDEDORES
CARTELERA cultural
proyecciones
Grandes Obras
Recuperar Ciudad
VALPARAISO TURISTICO
CIUDAD UNIVERSITARIA
CAPITAL CULTURAL
AGENDA ciudad
  patrimonio     Identidades
Blog inicio contacto mapa del sitio enlaces El Portal
español  english

la ciudad Bordemar centro


 
Miguel Chapanoff
Foto Aerea
Visión satelital del litoral porteño










dique
Dique de madera  en 1880











































submarino
Así imaginó el dibujante Lukas el submarino Flash, sumergido desde 1866 en la bahía








buzo
Miguel toma notas de un naufragio
 

Miguel Chapanoff, de 37 años, es porteño, antropólogo, buzo y académico de la Universidad de Valparaíso. Conoce bien el mar oscuro de este puerto y también las corrientes heladas del sur de Chile, donde se formó. Arriba de un bote, junto al ingeniero Raúl Ortiz y al arqueólogo Diego Carabias, bordean la costa y se sumergen para investigar y reconstruir 500 años de historia porteña con el mar.Han ido registrando las anomalías del fondo de la bahía de Valparaíso, bultos de arena que son potenciales sitios de naufragios, muchos de los cuales ya están detectados.
 
 
Yo vengo de una familia porteña de inmigrantes por el lado de mi padre y una familia que viene del campo por parte de mi madre. De una u otra forma son familias que vienen recorriendo y aquí encuentran arraigo. Yo soy parte de ese arraigo, tengo un lugar. O sea, nací aquí, me crié aquí, me tiré en tabla con jabón por una calle empedrada del Cerro Delicias que llegaba a un ascensor ciego. Mi hija nació con vista al mar, pese a las inmobiliarias y mi segundo hijo lo hará también. Y trabajo aquí en torno a esta ciudad y el mar.
 
En un determinado momento histórico de Valparaíso, la superficie ocupada en el mar por la población flotante era mayor que la ocupada por la población en tierra. Gran parte de esa ciudad flotante está hoy bajo el agua. Hay numerosos naufragios sepultados en las plazas Sotomayor y Echaurren, bajo tierra en el borde costero, que sirvieron de relleno para construir el Bordemar de Valparaíso, principalmente durante la gran expansión del borde en el siglo XIX. Los registros que hay son pocos, no en la cantidad que debería haber en Valparaíso. Estamos seguro que falta mucha información; mucha se perdió en su época y otra no fue registrada. Dentro de ésta última, por ejemplo, está toda aquella referida al tráfico de esclavos.
 
Hasta hace un par de años la extracción de restos de naufragios era una actividad lícita, controlada según las regulaciones de la Ley de Navegación y por el Reglamentos de Concesiones Marítimas. Y como los naufragios en Chile son considerados Monumentos Históricos, no Arqueológicos, esto deja abierta la puerta a una explotación comercial, no regulada. Con ello sólo se favorece al turismo deportivo de elite, los buzos comerciales y los tácticos de la marina, que raquean a micro escalas recolectando las balas, jarrones y todo tipo de souvenir de nuestro patrimonio sumergido.

Buceando
Miguel Chapanoff  buceando un naufragio en la bahía
 
Hemos sabido que a veces mientras trabajamos nos han seguido desde el cerro con binoculares, para tomar nuestra posición y así la del naufragio. Por eso yo creo que, más que una débil regulación legal, esto tiene que ver con un asunto de apropiación social, que funciona mucho mejor que las leyes. En términos concretos, la educación Patrimonial, el sueño de contar a futuro con escuelas de campo de arqueología subacuática; a nivel Latinoamericano, dadas las condiciones y enormes volúmenes de depósitos en la bahía de Valparaíso.
 
Hoy día, el Patrimonio marítimo está reducido a unas cuantas gestas épicas, batallas navales, artilugios de guerra, uniformes militares y objetos desarraigados. Es decir, hay un tema bastante delicado que tiene que ver con la falta de apropiación social del Patrimonio. En Chile si uno busca un museo del mar por Internet lo único que encuentra son los museos de la Armada y el problema es que ellos abordan la cultura marítima propiamente militar y no de manera integral, como debiera ser. No está allí el mundo de los pescadores artesanales, de los primeros navegantes o el universo de las primeras adaptaciones marítimas prehistóricas. Lo que muestran es un discurso parcial de la cultura marítima en Chile y ese discurso debería diversificarse, sobre todo si es a partir de él que los niños aprenden en las escuelas. 
 
Yo creo que el patrimonio es nuestro modo de ser expresado en una forma de vivir y cuyos elementos constitutivos se transforman en legado. Cuando esa forma de vivir pasa a tener una relevancia colectiva, una incidencia en la construcción de un imaginario común, creo que estamos hablando de patrimonio. El o los patrimonios no son individuales; son más bien construcciones sociales, que tienen sentido al alero del concepto de comunidad. A mí por ejemplo me interesa la gente de Valparaíso, la comunidad del mar: buzos comerciales, deportivos. Gatillar en ellos, con nuestras investigaciones, algún interés. Lo que quisiera dejar a mis hijos no es distinto de lo que cualquier padre desearía para los suyos e insisto, el cuento no es personal, más bien hablaría de lo que la familia, en su conjunto de relaciones y afectos, le deja a sus hijos.
 
Más que de mi patrimonio yo hablaría de mi arraigo, que toma lugar a partir de la historia de mis padres y de la que ellos son depositarios. El Valparaíso que yo conozco es con ellos, aunque hoy o mañana no estén. Por eso es que son tan significantes algunos lugares que en términos generacionales tienen más que ver con ellos que conmigo, como la piscina de Recreo, la tanguería Imperio. Y tal vez sea ese arraigo, asociado a viejas y nuevas historias, lugares y paisajes de una ciudad, el que se transforma para compartir con mis hijos.
 
 
 
Posible pie de fotos:
 
1ª Lectura de Foto (archivo: Chapa_001) Chapanoff describe in situ el medio ambiente subacuático de los yacimientos, en el marco de una investigación no intrusiva.
 
2ª Lectura (archivo:Atherusa, Ch. Wood, o, archivo Foto 5) En el otrora temido cuarto cuadrante se destrozaron periódicamente navíos contra las rocas y el antiguo bordemar porteño. Las embarcaciones que cruzaban rumbo a Europa, Asia y Oceanía debieron luchar contra el implacable viento norte. Centenares perecieron.
 



Extractado del libro Este es mi Patrimonio, Valparaíso
que editó la Editorial de la Universidad de Valparaíso
en el contexto del Programa Puerto Cultura
de CORFO - Diciembre de 2006

Corfo        Editorial

 
introducción  | INICIO  | te invita  | patrimonio  | la ciudad  | turismo  | proyecciones  | diálogo  | contacto  | mapa del sitio  | enlaces  | acerca del portal
Una iniciativa del Gobierno de Chile ejecutada a través del Programa de Recuperación y Desarrollo Urbano de Valparaíso, PRDUV.
Copyright © 2008 Sitio oficial de la ciudad de Valparaíso, Chile