te invita
BIENVENIDOS
PRESENTACIóN
COMO LLEGAR
DATOS UTILES
patrimonio
SU HISTORIA
SUS COSTUMBRES
PATRIMONIO URBANO
EXPRESIONES Y ARTE
IDENTIDADES
ARCHIVOS y museos
sus barrios
turismo
SERVICIOS
ACTIVIDADES
CIRCUITOS
ALREDEDORES
CARTELERA cultural
proyecciones
Grandes Obras
Recuperar Ciudad
VALPARAISO TURISTICO
CIUDAD UNIVERSITARIA
CAPITAL CULTURAL
AGENDA ciudad
  patrimonio     Identidades
Blog inicio contacto mapa del sitio enlaces El Portal
español  english

la ciudad Cerro Concepción


 
Oenone Davies
Oenone
Oenone en la Iglesia Saint Paul´s
























Hospital Ingles
Antiguo Hospital Británico de Valparaíso























































Iglesia
La Iglesia Saint Paul´s en el Cerro Concepción
 

Oenone Beatrice Lilian Davies Compton nace en Valparaíso en el año 1933, en el antiguo Hospital Británico.Hasta los nueve años vivió junto a sus padres en distintas ciudades de la zona central del país y retorna a Valparaíso para iniciar sus estudios formales en el colegio inglés Saint Margaret. Es heredera natural de una rica y compleja red de ingleses y galeses que llegaron a Valparaíso después de haber cruzado el Cabo de Hornos. Oenone admira las historias de mujeres inmigrantes que con valor llegaron con sus niños y sus familias a estas tierras a ratos inhóspitas. Actualmente administra las llaves de la Iglesia Anglicana Saint Paul en el Cerro Concepción.
 
 
Mi padre viene de una familia inglesa que vivía en Concepción. En vez de irse a estudiar a Inglaterra, como era la costumbre, decidió hacer sus estudios en Buenos Aires, para después venirse a trabajar a Valparaíso. Pero por el lado de mi mamá, ella siempre decía que era mucho más top que mi papá y se mataban de la risa. El apellido de ella es Compton, que está muy ligado a Valparaíso. Además que la generación de ahora lo conoce por la Quinta Compton, que pertenece a la Universidad Católica; esos eran los campos donde vivían mis abuelos. Ellos venían de allá del campo a trabajar acá a la barraca Compton, que es ese antiguo edificio Hucke donde está actualmente ubicada Chilquinta.
 
En la familia los hombres se venían desde Placilla a caballo y los dejaban en una antigua caballeriza, en lo que ahora es la florería de la Plaza Aníbal Pinto. Todos eran fanáticos de los caballos y lo más lindo de todo es que mi papá y mi mamá se conocieron por su amor a los caballos. A mi mamá le gustaba mucho mi papá y ella decía:- ¡Le voy a decir que me preste su caballo!- Mi mamá lo encontraba muy simpático. El era muy deportista, jugaba rugby, salían a montar, estaban en la época… justamente, después de la primera guerra mundial, en los años del charleston ¡Imagínate esa época! Yo me imagino como diciéndole:- ¿Me presta su Mercedes o  su Porsche?- una cosa así. Todas las amigas le decían:- ¡Qué te va a prestar el caballo! ¡Qué te lo va a prestar!- Y mi mamá le dijo:- Oye, me encantaría andar a caballo contigo- ¡Te presto mi caballo!- le dijo él ¡Y ya!
 
El patrimonio yo lo veo como un tejido, fíjate, de todas estas personas que en el fondo me conforman a mí, pero con esta raíz común que es el Chile donde estamos viviendo y específicamente para mí, esta zona de Valparaíso. Por ejemplo, mi mamá vivió en la calle Montealegre. Entonces, cada vez que veníamos a Valparaíso ella me decía:- Mira aquí era donde tu abuela tal cosa o donde tu abuela otra cosa o yo iba a una fiesta aquí- Entonces, aunque no crecí en Valparaíso… pero sí nací en Valparaíso! ¡A mucha honra! Nací en el Disil American Hospital, que creo que hoy está en la Subida El Litre, parece que están ahí todavía.
 
Estos barrios y las personas son una trama del tejido del patrimonio. Son todos los antepasados que de una forma u otra me han regalado cosas de su personalidad, de su modo de ser, porque han sido todo un ejemplo. Era gente común y silvestre, pero que salió adelante. Aunque uno empieza a escarbar un poco y ve que eran personas que traían una vida muy dura, especialmente las mujeres. Yo veo a mis parientes… voy al Cementerio de Disidentes y veo a todas estas personas, no solamente a mi familia, todas esas mujeres que perdieron tantos hijos…¡tan chiquititos! Encuentro que tuvieron que tener mucha fortaleza. Todo el mundo piensa que las mujeres de antaño eran mujeres que estaban muy bien atendidas y que lo único que hacían era ir a lucirse a la plaza. Y no era tal.

Vitreaux
Vitreaux de la Iglesia en memoria del bisabuelo de Oenone
 
Ahora yo tengo las llaves de la iglesia. Mi hija mayor se casó acá, yo me casé acá, sus suegros se casaron acá y ahora mi nieto mayor se casó en esta iglesia. Cuando mi quinto hijo se iba a casar, la iglesia estaba  en tan malas condiciones que me dijo:- Aunque me paguen yo no me caso en esa iglesia- Y yo vine a ver y en realidad estaba terrible. O sea, las canaletas rotas, el agua corriendo por todos lados, un desastre. Yo creo que me metí en esto, con dos o tres personas más, por un sentido de obligación moral; terrible que te lo diga, pero más que obligación religiosa fue una cuestión moral. Yo decía:- Si nuestros antepasados tuvieron la fuerza de voluntad de construir algo en un tiempo en que no había libertad religiosa y había tantas comunidades… - porque la comunidad anglicana y la británica son hoy día un porcentaje mínimo comparado con lo que eran antes - Entonces ahora ¿Cómo no vamos a ser capaces de sacar adelante la iglesia de nuevo? - Ahí empezamos, hace como 14 años atrás.
 
Como dicen:- Uno no puede amar lo que no conoce- Entonces tratamos de que la mayoría de la gente pudiera conocer esta iglesia. Por eso partimos con estos recitales los días domingo, porque cuando un lugar es monumento histórico y no es de un sólo grupo, ni de una comunidad religiosa, ni nada…
 
A mí me parece fantástica la nominación de Valparaíso como Patrimonio de la Humanidad, pero yo creo que hay que tener mucha cabeza, hay que ser muy sensato y muy humilde y muy estudioso para darle un buen uso al título que uno pueda obtener. Porque las distintas personas entienden el patrimonio de manera diferente y al final es como una especie de patrimonio de conveniencia entre las personas que habitan el lugar, que son el patrimonio viviente. Que no sea algo barnizado, bonito por fuera, bonito para que vengan a mirar otras personas, para generar recursos. Tiene que haber esa convivencia. 



Extractado del libro Este es mi Patrimonio, Valparaíso
que editó la Editorial de la Universidad de Valparaíso
en el contexto del Programa Puerto Cultura
de CORFO - Diciembre de 2006

Corfo        Editorial

 
introducción  | INICIO  | te invita  | patrimonio  | la ciudad  | turismo  | proyecciones  | diálogo  | contacto  | mapa del sitio  | enlaces  | acerca del portal
Una iniciativa del Gobierno de Chile ejecutada a través del Programa de Recuperación y Desarrollo Urbano de Valparaíso, PRDUV.
Copyright © 2008 Sitio oficial de la ciudad de Valparaíso, Chile